h1

Una Cruel Condena

agosto 21, 2006

El nombre de José Gabriel Condorcanqui Noguera no resulta muy familiar, pero si lo llamamos por el nombre que adopto en honor al último inca de Vilcabamba, Tupac Amaru II, seguramente más de uno recordara al aguerrido indio descendiente de la nobleza incaica, que dio su vida en nombre de la libertad.

Una vez que su ejercito en Cusco fue derrotado, Tupac Amaru II fue juzgado severamente y encontrado culpable de rebelarse contra el virreinato de Perú. Su sentencia, morir desmembrado por cuatro caballos. Y si esto no parece lo bastante cruel, antes de morir debería presenciar la ejecución de su esposa y de sus 2 hijos, que fueron hallados culpables del mismo cargo.

Tupac Amaru al ser un hombre recio y haciendo alarde de su fortaleza hasta el final no pudo se descuartizado por los caballos, tuvo que ser decapitado y su cabeza se expuso en Cusco como muestra para cualquiera que quisiera levantarse frente al imperio.

Sin embargo la verdadera condena de esta historia fue para los españoles, que al asesinar a Tupac Amaru II, firmaron su propia sentencia de muerte, ya que de aquí en adelante se extendería por toda lo largo y ancho del virreinato el nombre de Tupac Amaru II y seria simbólicamente proclamado Rey de América, dando valor y coraje a los indígenas.

Aun en nuestros, tiempos cuando se fragua una lucha contra la injusticia, se puede escuchar como los oprimidos claman a viva voz los ideales de TUPAC AMARU II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: